miércoles, 25 de mayo de 2011

Refrán. A caballo regalado no le mires el diente.



Este refrán tiene su origen en la costumbre de mirar la dentadura a los caballos, o a otras bestias de carga, para averiguar su edad.

Se refiere a la conveniencia de no ser muy exigente con lo que se ha conseguido sin esfuerzo personal alguno y, al contrario, ser agradecido con quien nos hace un regalo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.